Cocido madrileño

Ingredientes

  • 300 gr. de garbanzos (1 tazón de desayuno)
  • 1 kg. de repollo francés
  • ½ kg. de zanahorias (que no sean grandes)
  • 6 patatas medianas
  • ½ kg. de morcillo
  • 4 huesos de caña (de vaca)
  • ¼ de pechuga de gallina
  • 1 chorizo (no muy blando)
  • 1 hueso de codillo o una punta de jamón serrano
  • 1 morcilla de arroz
  • 150 gr. de tocino veteado (salado)
  • 1 buen puñado de fideos cabellines (muy finos)
  • Sal
  • Preparación

    La víspera por la noche se ponen los garbanzos en remojo en agua templada con 2 cucharadas soperas de sal.

    En una olla grande se pone agua fría abundante con la carne, los huesos de caña, el codillo y el tocino. Se pone a calentar y cuando empieza a hervir se meten los garbanzos escurridos de su agua (se pueden meter dentro de una red especial para que no se desparramen). Cuando rompe el hervor se baja el fuego para que, sin dejar de cocer, lo haga lentamente. Una hora después se añade la gallina. Se espuma y se tapa otra vez. EI cocido deberá cocer en total unas 3½ horas. Una hora antes de finalizar la cocción se le pone la sal y se agregan las zanahorias, peladas y partidas por la mitad a lo largo, y ½ hora después, las patatas peladas, lavadas pero enteras.

    EI repollo se pica, se lava y se cuece aparte con el chorizo. Se rehogará en el momento de servirlo, en un poco de aceite donde se hayan dorado un par de dientes de ajo pelados.

    La morcilla o bien se cuece aparte en un cazo pequeño (porque es muy fuerte de sabor para meterla en el cocido) o se corta en rodajas y se fríe, según más guste.

    Terminado de cocer el cocido, se separa el caldo necesario para la sopa, dejando algo en la olla para que los elementos del cocido no se enfríen ni se sequen. Si se quiere tener sopa para la noche, se va retirando caldo y añadiendo agua caliente para que no se interrumpa la cocción del cocido (pasadas 2 ½ horas). Se hervirán los fideos durante unos 15 minutos más o menos en el caldo que hemos reservado para la sopa, que se servirá aparte en una sopera.

    En una fuente se pone la carne partida en trozos, así como el chorizo, el tocino, la morcilla, y la gallina (si ésta no se reserva para hacer croquetas para la cena de la noche).

    En otra fuente irán los garbanzos, la verdura y las patatas.